GR Decoración es una empresa con más de 10 años de dedicación al mundo de la decoración y el interiorismo de oficinas y espacios comerciales, ofreciendo una continua innovación y mejora en nuestros conocimientos, proyectos e ideas.

En el mundo actual, los distintos establecimientos y tiendas necesitan un extra, un añadido que permita que dicha tienda atraiga en mayor medida a los clientes que las de sus competidores. Ese es el trabajo que se lleva a cabo a través del interiorismo.

Barcelona se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los principales destinos turísticos, lo que hace que cada año lleguen miles de turistas, todos ellos potenciales clientes para nuestros negocios. Así, es inevitable ofrecer a todos ellos el mejor acabado visual posible, para conseguir que accedan a los productos que cada una de las tiendas están ofreciendo.

Interiorismo Barcelona

Un proyecto de interiorismo requiere de un estudio detallado de las posibilidades del local, del presupuesto disponible, y especialmente, de los gustos y necesidades de cada cliente. Una planificación exacta y precisa de cada uno de los espacios disponibles para conseguir el máximo aprovechamiento de dicha tienda.

El trabajo de un interiorista es identificar las cualidades del negocio, del local y del producto a vender para adecuar el diseño, la distribución, el mobiliario y los colores y acabados de cada elemento, garantizando siempre, no solo un mayor flujo de visitantes, si no buscando conseguir la mayor cantidad posible de clientes.

Los decoradores interioristas analizan con cuidado los materiales a emplear y el estilo que se persigue y que se adecua más al local y al tipo de productos a vender y exponer para resaltar éstos al máximo. La decoración de interiores se basa precisamente en satisfacer al cliente tanto visualmente como económicamente a través de las ventas que se generen con las mejoras realizadas en el local.

Por ello, en nuestro estudio de interiorismo ofrecemos ideas y concepciones únicas, proyectos personalizados y trabajados hasta el más mínimo detalle para favorecer el objetivo óptimo: la venta del producto ofrecido en el local.